TRATAMIENTO DE ORTODONCIA

   Hoy en día se da más importancia a la alineación de los dientes, es decir, que los dientes estén estéticamente bien alineados que antiguamente.

   Hay que tener en cuenta que no solo se trata  de estética. Muchas veces los pacientes se someten a un tratamiento ortodoncia y creen que cuando se ven los dientes alineados su tratamiento ya ha culminado. En realidad la ortodoncia va más allá. Se trata también de dar estabilidad y conseguir un engranaje correcto de cada pieza dentaria en una posición determinada con su antagonista, pieza con la que contacta al masticar o cerrar la boca, de manera que tanto en reposo como realizando su función de masticación, no se produzcan interferencias, es decir, contactos prematuros que fuercen la posición de la mandíbula.

   En la masticación no solo intervienen las piezas dentarias, también actúan músculos, ligamentos y la Articulación Témporo-Mandibular, ATM. Cuando no existe una correcta posición de las piezas dentales, estos músculos, ligamentos, etc., actúan en una posición forzada y pueden producirse daños irreversibles. Los síntomas muchas veces no están presentes, dolor muscular, articular, ruidos articulares, etc., sin embargo hay otros signos que el especialista sabrá determinar si realiza un buen diagnostico, como desgastes prematuros de piezas dentarias.

   Muchos pacientes adultos son reacios a realizarse un tratamiento de ortodoncia. En ocasiones algunos pacientes demandan algún tratamiento restaurador o rehabilitador como pueden ser fundas, empastes, implantes, etc. Un buen profesional deberá comunicar si es necesario y aconsejable recurrir a la ortodoncia, pues no se trata simplemente de reemplazar piezas ausentes o poner fundas en posiciones incorrectas. A la larga estas rehabilitaciones pueden acarrear más problemas ser poco duraderas, por lo que hay que diagnosticar y aconsejar previamente al paciente.

   Si restablecemos un orden y un equilibrio se consiguirá una estética natural que es al fin y al cabo lo que se busca.

Hoy en día se da más importancia a la alineación de los dientes, es decir que los dientes estén “derechos” que antiguamente.

Pero no solo se trata  de estética, muchas veces los pacientes se someten a ortodoncia (especialidad que consiste en mover los dientes para posicionarlos de forma correcta con determinados aditamentos) y cuando se ven los dientes alineados creen que su tratamiento ya ha culminado, pero en realidad la ortodoncia va más allá, se trata de dar una estabilidad y un engranaje correcto de cada pieza dentaria en una posición determinada con su antagonista(pieza con la que contacta al masticar o cerrar la boca) de manera que tanto en reposo como en función(masticación) no se produzcan pequeñas interferencias es decir pequeños contactos prematuros que fuercen la posición de estabilidad.

En el sistema masticatorio no solo están presentes las piezas dentarias, si no que durante la función y el reposo actúan músculos, ligamentos y la Articulación temporo mandibular. Cuando no existe una correcta posición  estos músculos, ligamentos, etc  tienen una posición forzada y a largo o corto plazo pueden producirse daños irreversibles. Los síntomas muchas veces no están presentes (dolor muscular, articular, ruidos articulares, etc.) , sin embargo hay signos que en un buen diagnóstico el especialista sabrá determinar (desgastes prematuros de piezas dentarias por ejemplo)

Muchos pacientes adultos rechazan realizarse ortodoncia pero ya cuando demandan algún tratamiento restaurador o rehabilitador como fundas, empastes, implantes, etc, un buen profesional deberá comunicar la necesidad de establecer un orden en su sistema masticatorio,  no se trata simplemente de reemplazar piezas ausentes o poner fundas en posiciones incorrectas. Porque a la larga esta rehabilitaciones pueden acarrear más problemas (ser detonantes de desequilibrios articulares por ejemplo por alteraciones posturales que derivarán en dolores y/o sobrecargas musculares) o ser restauraciones poco duraderas.

Muchas veces se restauran piezas con morfologías y posiciones anómalas  por no comentar al paciente sus necesidades, sin embargo  es mejor plantear este tipo de tratamientos desde un concepto multidisciplinar y pactar con el paciente una corrección conjunta de forma función y por ende estética ya que si restablecemos un orden y equilibrio se consigue una estética natural, que es al fin y al cabo lo que se busca.

 

Dra Verónica Peña Velasco

 

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>