empastes dentales dentistas en malaga clinica dental velasco

Los empastes dentales también son conocidos como “obturaciones dentales” y es una técnica que es necesaria cuando hay caries. Consiste en limpiar la cavidad producida por las bacterias en un diente para luego rellenarla con un material duradero. Existen diferentes tipos de materiales. Actualmente se usan composites que son del color del diente. Son una mezcla de partículas de resina y cerámica, cuyas ventajas no solo son estéticas si no también que son biocompatibles.

Antiguamente se utilizaba la amalgama de plata. Este material tiene ventajas de manipulación pero esta en desuso no solo por motivos estéticos. (Vease publicación: empastes plateados de nuestro blog. )

Este proceso rehabilita la forma y anatomía dental para alcanzar objetivos estéticos, y por supuesto las funciones de masticación y oclusión de los dientes.

TIPOS DE EMPASTES

Dependiendo del grado de destrucción producido por la caries en la pieza dental los diferenciamos como:

  1. Empaste Simple: Cuando se trata de una pequeña obturación, porque la caries afecta a una sola cara del diente.
  2. Empaste Compuesto: Si la caries ha avanzado de una forma más profunda, e incluso afecta más de una cara del diente.
  3. Empaste Reconstrucción: Cuando el grado de destrucción de la pieza es bastante mayor, lo que implica una completa reconstrucción de la pieza dental para poder mantenerla en boca y que pueda seguir ejerciendo correctamente su función y cumplir las expectativas estéticas.

¿QUÉ ES LA CARIES DENTAL?

La Caries es uno de los principales problemas por los cuales los pacientes acuden al dentista. Se produce porque las bacterias que normalmente habitan en nuestra boca, descomponen los restos de alimentos, (sobre todo los hidratos de carbono), en ácidos que dañan la estructura de los dientes.

¿QUÉ FACTORES INTERVIENEN EN LA APARICIÓN LA DE CARIES DENTAL?

LAS BACTERIAS.  El Streptococcus mutans es la bacteria que se encuentra principalmente en los dientes y que tiene gran capacidad para producir ácidos a partir de los azúcares que ingerimos. Estos ácidos debilitan las estructuras de los dientes hasta producir cavidades en los mismos.

SUSTRATO. Es lo que utilizan las bacterias como alimento. Depende de nuestra dieta, por eso la importancia de una dieta saludable y equilibrada. Los hidratos de carbono simples (sacarosa, lactosa, glucosa, y fructosa), la sacarosa que se encuentra en algunas frutas y en los dulces, la fructosa y glucosa presentes en algunas frutas y miel, la lactosa en la leche; tienen gran capacidad cariogénica. La consistencia de los alimentos también es importante, ya que los alimentos que son pegajosos se mantendrán más tiempo en la boca, como por ejemplo las gominolas.

TIEMPO.   Tras la ingesta de azúcar disminuye el pH de la saliva, y cuando el pH es ácido se produce la desmineralización del esmalte. Este se normaliza entre 20 y 30 minutos después de la ingesta. Si los periodos de desmineralización del diente son largos o muy frecuentes, aparece la caries. Cuanto más tiempo pasamos sin realizar una higiene dental adecuada, es más tiempo que estamos dejando que las bacterias de nuestra boca actúen formando ácidos que destruyen nuestros dientes.

HUÉSPED.  Todas las personas somos huéspedes de bacterias. Depende de los factores ya mencionados para que se produzcan caries y de la calidad de la estructura de las piezas dentales que tenga cada uno. Muchas veces el esmalte, tiene una estructura más frágil y vulnerable a la formación de caries, y es fácilmente atacado por el ácido producido por las bacterias. Cuando la caries no es tratada, avanza y afecta al nervio dentario.

El tratamiento necesario es desvitalizar la pieza. Es lo que llamamos “Endodoncia” o “Tratamiento de Conductos”. Es una opción conservadora antes de decidir la extracción de la pieza. Una vez realizada la endodoncia, se realiza la reconstrucción de la pieza dentaria.